No hay duda de que WhatsApp es la aplicación de mensajería instantánea dominante en el mundo.

Sus más de 1300 millones de usuarios activos así lo confirman.

¡Eso es mucha gente!

Sin embargo, hay quienes han optado por una alternativa con mejores características y más protección a su privacidad.

Me refiero a Telegram.

Es un servicio de mensajería que te permite chatear con quienes se encuentren en tu lista de contactos y tengan instalada la aplicación.

Su sistema es muy similar al de WhatsApp, por lo que cualquier usuario acostumbrado a la aplicación se adaptará fácilmente.

«Telegram es gratuito y superior en seguridad a otros servicios de mensajería instantánea».

¿Y por qué es más seguro?

Porque los mensajes del chat nunca pasan por los servidores de Telegram, sino que se cifran y descifran en los dispositivos del usuario.

Esos mensajes, además, son encriptados y se pueden autodestruir para que otras personas no puedan acceder a ellos.

El acceso a estos chats sólo es posible desde el mismo dispositivo desde el que ha sido iniciado, evitando así miradas indiscretas desde otro terminal.

¡Eso sí que es seguridad!

«Si no quieres compartir tu número de teléfono con alguien para conversar por Telegram, no hay problema».

Puedes elegir un nombre de usuario y a través de él permitir que cualquiera te añada a sus contactos.

¿Sabes cuál es una de las mayores ventajas de Telegram?

Que te permite ahorrar espacio en tu teléfono, puesto que almacena los datos en la nube.

Mientras que otros servicios como WhatsApp pueden llegar a ocupar hasta 4 GB de la memoria de tu teléfono.

En cualquier servicio de mensajería instantánea como Line o Facebook Messenger puedes subir imágenes.

Puede ser una foto que acabas de tomar o cualquier otra imagen que tengas guardada en tu galería.

La diferencia es que con Telegram, puede enviar imágenes y GIF’s animados directamente desde la web.

También puedes seleccionar y coleccionar tus stickers favoritos para personalizar el servicio.

Y lo haces desde el buscador integrado de imágenes, sin necesidad de recurrir a ningún navegador de Internet.

Tú decides si esas imágenes se guardan en la galería de tu dispositivo o no.

¡Puedes disponer de hasta 1.5 GB para enviar archivos!

(WhatsApp solo permite hasta 16 MB)

Es una gran diferencia, ¿cierto?

«Con este servicio de mensajería instantánea, puedes insertar etiquetas o hashtags y menciones en los chats.»

¿Para qué sirven las menciones y los hashtags?

Ellos te permiten:

  • Mantener el hilo de las conversaciones.
  • Enviar mensajes a miembros específicos de un chat.
  • Hacer búsquedas.
  • Conocer las tendencias más activas en los chats en los que participas, (trending topics).

¿Deseas mayor rapidez en tus mensajes instantáneos?

Con Telegram puedes conseguirla.

Utiliza una infraestructura de servidores descentralizada en todo el mundo para conectar a los usuarios a través de servidores cercanos a ellos.

Interesante ¿no?

Es un servicio confiable.

Cuenta con un protocolo de datos personalizado que entrega sus mensajes en el mínimo tamaño de bytes.

Esto le otorga gran confiabilidad incluso en conexiones móviles más débiles.

¿Deseas crear grandes grupos de chat?

Telegram te da la posibilidad de incluir hasta 200 personas en cualquiera de tus grupos.

Whatsapp solo permite hasta 50 participantes.

Los creadores de Telegram afirman que la privacidad de los usuarios está a salvo y nunca darán datos personales a terceros.

Puedes contar con asistencia en tiempo real.

La propia aplicación cuenta con un apartado para poder contactar con el servicio de soporte técnico.

Si eso no funciona, puedes enviarles un correo electrónico, o un mensaje a sus cuentas de Twitter tanto en inglés como en español.

«La principal desventaja de Telegram es que al ser una aplicación nueva, muy pocos usuarios la tienen descargada y es difícil encontrar a contactos dentro del programa.»

A pesar de esa limitación, es una herramienta muy interesante ¿no lo crees así?.

Con toda esta información que hemos compartido,

¿Te animas a probar este servicio de mensajería instantánea?

Estamos seguros de que sí.

 

 

 

Share This