Navegar en Internet se ha vuelto una actividad cotidiana para más de la mitad de la población mundial.

Usamos la red para buscar información, aprender cosas nuevas, pagar, comprar, conocer personas o como simple entretenimiento.

A través de ella podemos comunicarnos con amigos y familiares en cualquier parte del mundo y compartir contenido audiovisual.

Internet se ha vuelto tan imprescindible, que incluso el acceso a la web ha sido considerado como un derecho humano por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Sin embargo, para que la navegación sea una experiencia segura, es importante tomar algunas medidas para protegerte tanto a ti como a tus equipos digitales.

A continuación te presentamos algunas sugerencias muy fáciles de seguir y que harán de esa actividad una experiencia segura y confiable:

Instala un buen antivirus

Lo primero que debes hacer antes de navegar en Internet es instalar un buen antivirus que proteja tu información y el sistema operativo de tu computadora, teléfono o tablet, de algún tipo de hackeo (virus o acceso no autorizado a tus cuentas o datos personales).

Actualiza tu navegador

Para usar Internet de forma segura, es necesario mantener la eficiencia del navegador, también conocido como buscador, en un nivel alto.

Por esta razón, debes estar pendiente de actualizarlo a la última versión disponible.

Con un navegador actualizado estarás más protegido de posibles amenazas en Internet y podrás navegar con tranquilidad y seguridad.

Normalmente los principales navegadores como Google Chrome, Firefox o Explorer se actualizan automáticamente y no es necesario hacerlo de forma manual.

Elige una contraseña segura

Para acceder a tus cuentas privadas y navegar por Internet de forma confiable, selecciona siempre contraseñas que cumplan con los requisitos mínimos de seguridad.

Lo más recomendable es que sean largas y que combinen letras mayúsculas y minúsculas, números y caracteres especiales (#, $, %, etc.).

Utiliza una clave o contraseña diferente para cada una de tus cuentas.

Evita utilizar contraseñas demasiado obvias como “123456”, “contraseña” o información personal que otras personas podrían descubrir con facilidad: tu apodo, el nombre de tu escuela o el de tu mascota.

Ten cuidado con correos electrónicos o archivos de personas desconocidas.

Los suplantadores de identidad o los hackers son personas que utilizan mensajes o correos electrónicos falsos para hacerte compartir información personal.

Si recibes un correo de una dirección desconocida o con un mensaje sospechoso, envíalo a la carpeta de correo basura.

El correo electrónico también puede contener enlaces que parecen legítimos, pero nunca les des clic hasta comprobar que  proviene de una fuente confiable.

Usa redes wifi seguras

Hoy en día cuando vamos con nuestros dispositivos portátiles a locales públicos, restaurantes, instituciones etc., lo primero que preguntamos es cuál es la clave de wifi (acrónimo de la marca comercial Wireless Fidelity, que en inglés significa “fidelidad sin cables o inalámbrica’).

Al conectarnos a redes wifi ajenas, corremos el riesgo de que un tercero espíe o examine nuestros datos personales o las actividades que estemos realizando en nuestra laptop, móvil o tablet al estar conectados.

Cuando debas realizar trámites online importantes, tales como transferencias bancarias o pagos a través de tarjetas de crédito, usa siempre una red wifi conocida y segura.

Sé reservado con tus datos personales

Algunas páginas de internet piden número de teléfono, correo electrónico o algún otro dato similar.

Si no estás seguro del uso que se les dará a tus datos personales no lo compartas en la red.

Cierra sesión al terminar de utilizar las páginas web

Iniciar sesión en una página web genera una cookie en tu buscador que te identifica y puede comprometer tu cuenta si la roban.

Las cookies suelen ser pequeños archivos de texto que se crean cuando utilizas tu navegador para visitar un sitio web y se almacenan en el directorio  de tu computadora.

Se utilizan para hacer seguimiento de tus movimientos por el sitio, recordar tu inicio de sesión y conocer tus preferencias.

Evita dar clic en páginas web sospechosas.

Los enlaces sospechosos son fáciles de identificar porque en general tienen errores gramaticales, ventanas emergentes de publicidad, titulares llamativos o una dirección web que a simple vista parece falsa.

Hacer clic en esas páginas web o descargar archivos desde ellas puede infectar tu computadora con un virus o hacerla colapsar.

Compra en páginas web encriptadas. 

Al hacer compras por Internet o conectarte a tu cuenta bancaria en línea, verifica que la URL empiece con “https” en vez de “http”. La “s” indica que la página web es segura y encripta tus datos para evitar que los roben.

La encriptación es un mecanismo de seguridad para los datos en internet que impide que otros vean el intercambio de información entre el usuario y la página web.

Las páginas web encriptadas tienen un ícono de candado pequeño en el campo de la URL.

Aunque es buena idea guardar tu información en una página web de compras, hazlo con precaución, puesto que así te pones en riesgo si la página es hackeada.

Desconfía

Sí, tal vez la recomendación más importante para navegar en internet es desconfiar.

Desconfía de ofertas increíbles, regalos inesperados por parte de algún desconocido o empleos con ingresos millonarios.

En internet nadie va a regalarte un millón de dólares por ser el visitante número 999.000.

Recuerda que en la web,

«si algo parece demasiado bueno para ser verdad, es porque no lo es.»

¡Usa tu sentido común!

 

 

Share This